Desde Horeca formación se desarrollan cursos en distintas áreas de hostelería. Abordamos en este artículo el de Operaciones Básicas de Cocina  y el de Cocina  en el que participan una treintena de futuros profesionales de los fogones.

A menudo oímos que tal o cual restaurante busca cocineros o ayudantes de cocina. La reactivación del consumo y la creación de nuevos establecimientos hosteleros o la renovación de existentes está generando una mayor demanda de profesionales en los distintos  ámbitos del sector servicios, especialmente en sala cocina, sumillería, etc..

Pues bien, en este artículo vamos a contar una de esas alternativas de formación, en este caso de profesionales de cocina impartido por Horeca Formación.

Desde el pasado mes de enero, la Asociación de Hostelería de Zaragoza imparte varios cursos formativos asociados a certificados de profesionalidad de la familia profesional de hostelería y turismo, dirigidos a formar a trabajadores desempleados que quieren iniciar su carrera profesional en la hostelería o ampliar sus conocimientos para poder volver a insertarse en el mercado laboral.

Actualmente se están impartiendo los cursos de Operaciones Básicas de Cocina, Cocina, y Operaciones Básicas de Pastelería.

Operaciones  básicas de cocina

En el certificado de profesionalidad de Nivel I – Operaciones Básicas de Cocina, que tiene una duración de 280 horas, los alumnos aprenden a preelaborar alimentos, preparar y presentar elaboraciones culinarias sencillas y asistir en la preparación de elaboraciones más complejas a través de los siguientes módulos formativos.

Hemos realizado una visita al centro de formación, y hemos hablado con alumnos y profesores y nos han contado sus experiencias, motivaciones y objetivos que les han llevado a realizar estos cursos.

En el caso del Curso de Operaciones  Básicas de Cocina está integrado por 16 alumnos de distintas edades y procedencia profesional. Uno de los  profesores, Joaquín Muñoz nos cuenta que es un grupo muy cohesionado y motivado por aprender sus primeros pasos en la cocina. Joaquín destaca la importancia de adquirir unos conocimientos básicos que sean sólidos y que les permitan progresar en el futuro. La correcta utilización y limpieza de utensilios, las preparaciones básicas y la organización funcional de la cocina es básico para que un restaurante funcione bien.  Y todo esto – señala el profesor—“es lo que tratamos de enseñar, para que progresivamente se vayan integrando y avanzando profesionalmente”.

Del grupo de alumnos hemos hablado con Julián e Isabel, de distintas edades y procedencia profesional. Por su parte, Julián, ya conocía la hostería al haber desempeñado trabajos de camarero en bares, pero quería avanzar en su preparación en el sector y pensó que la cocina podía ser un oficio que en el futuro le ampliara sus opciones labores. Nos cuenta, que el curso tiene una parte teórica basada en aspectos sobre seguridad alimentaria y todo lo relacionado con la higiene en la cocina, así como  aspectos medioambientales, sobre el tratamiento de residuos.  Por su parte, Isabel, de 18 años, no conocía el sector hostelero y le ha sorprendido lo que se puede aprender en este curso, en temas tan eleménteles como cortar y preparar ensaladas, verduras o platos básicos como guarnición. “Cambia  mucho como hacemos estas cosas a nivel doméstico y cómo se deben de hacer en el ámbito profesional, tanto por el aspecto de la presentación como la higiene”. Para ambos, la experiencia está siendo muy positiva  y en breve pasarán al módulo de prácticas profesionales, que son aproximadamente dos meses. En función de cómo concluyan dichas prácticas, si se pueden incorporar o  no al establecimiento, sí que coinciden en señalar que les gustaría conocer más el mundo de la cocina.

Cocina   

El otro curso, el certificado de profesionalidad de Nivel II – Cocina,  los alumnos se forman durante 810 horas, para desarrollar los procesos de preelaboración, preparación, presentación y conservación de toda clase de alimentos y definir ofertas gastronómicas, aplicando con autonomía las técnicas correspondientes.

En este curso hablamos con uno de sus profesores Jorge Agraz, quien destaca también la integración de los 15 alumnos que forman el grupo, y que al igual que el otro curso está formado por personas de distintas edades y procedencia profesional. Jorge destaca la motivación por aprender y la buena disposición a trabajar en equipo de esta  promoción de alumnos. Para el profesor, además del aspecto técnico, “en la cocina el trabajo en equipo y la coordinación es fundamental, para que un negocio funcione, aspectos que este grupo de alumnos desarrolla bien”, añade.

Aquí hemos hablado con Carmelo y Teresa, dos alumnos con distinta procedencia  profesional, ya que mientras Teresa si procede del mundo de la restauración, Carmelo venía del ámbito comercial de la telefonía. Para Teresa, supone avanzar en su conocimiento en la cocina profesional que le permita mejorar su situación laboral, mientras que para Carmelo es un cambio de rumbo profesional en el que puede  incluso valorar lanzarse a abrir un negocio en el futuro.

Para ambos, la experiencia profesional está siendo muy positiva, e incluso se plantean  poder realizar algún otro curso más específico que puedan compaginarlo con el trabajo.

Pastelería

Por último, en el Certificado de Profesionalidad de Nivel I – Operaciones Básicas de Pastelería,  los alumnos aprenden a preelaborar, elaborar y presentar elaboraciones sencillas de pastelería y asistir siguiendo instrucciones en la preparación de otras más complejas, realizando operaciones básicas de aprovisionamiento interno y aplicando técnicas y normas básicas de manipulación, preparación y conservación de alimentos

Salidas laborales

Tal y como ha ocurrido en años anteriores, muchos de los alumn@s que han realizado estos cursos, encuentran trabajo incluso antes de finalizarlos, alternando, en muchos casos, la formación en Horeca con el trabajo como extras los fines de semana.

Además, una vez  han finalizado el curso, y realizado el módulo de prácticas, los alumnos, que pasan a formar parte de la bolsa de empleo de Horeca, pueden solicitar el certificado de profesionalidad, que les permite ser contratados bajo la modalidad de “contrato en prácticas”. Este tipo de contrato, de un máximo de dos años, supone para el alumno una vía de acceso al mercado laboral y para la empresa, es una modalidad de contratación ventajosa, pues le permite una reducción del 50% de la cuota empresarial de la Seguridad Social del trabajador.

Publicaciones recientes

Deja tu comentario