Que puedo comer si soy alérgico al gluten

La intolerancia al gluten o celiaquía es uno de los trastornos alimenticios más comunes en la actualidad. Cada año aumenta a un ritmo de un 15%, estimándose que el 1% de la población española se encuentra afectada, si bien se cree que es mucha más la gente que lo sufre, pero no está diagnosticada.

La imposibilidad de comer gluten dificulta para aquellos que lo sufren llevar una dieta sin restricciones, y lo que en el interior de nuestra casa puede parecer más o menos sencillo, se complica a la hora de salir a comer o cenar fuera.

Cada vez son más los establecimientos concienciados con la intolerancia al gluten. La creciente aparición de productos elaborados sin esta proteína ha aumentado las posibilidades culinarias, y los profesionales de los restaurantes de Zaragoza se afanan por buscar recetas originales y proporcionar a las personas celíacas las mismas posibilidades gastronómicas que al resto de sus clientes.

 

Intolerancia al gluten y cómo detectarla

El gluten es un combinado de proteínas que está presente en muchos cereales que consumimos habitualmente y que es difícil de digerir por nuestro organismo.

Para las personas sin intolerancia puede causar ligeras molestias, ya que nuestro cuerpo carece de las enzimas necesarias para su completa eliminación, pero finalizado el proceso de la digestión no notaran alteraciones.

Como comentábamos anteriormente, hay en cambio un elevado porcentaje de la población a los que la ingesta de gluten les provoca fuertes trastornos, molestias e incluso dolores, por lo que deben llevar una dieta controlada que solo incluya alimentos libres de gluten.

La celiaquía puede ser difícil de diagnosticar y es habitual que los síntomas puedan confundirse con problemas digestivos u otro tipo de trastornos. Los síntomas más habituales son; pérdida de peso, pérdida de apetito, fatiga, náuseas, vómitos, diarrea, dolores abdominales, meteorismo, distensión abdominal, pérdida de masa muscular, retraso del crecimiento y alteraciones del carácter (irritabilidad, apatía, introversión, tristeza).

Para realizar un diagnóstico fiable de la enfermedad son necesarias varias pruebas médicas que pueden incluir análisis, estudios histológicos  o una biopsia.

 

Qué supone la celiaquía para la dieta

Son muchos los alimentos que llevan gluten y para las personas intolerantes puede ser difícil llevar una dieta libre de este elemento. Además, una dieta sin gluten debe ser constate y mantenerse durante toda la vida.

En una dieta libre de gluten deben eliminarse cereales como el trigo, la avena, la cebada, el centeno o la espelta, así como sus derivados; almidón, harina, panes, pastas alimenticias, etc.

Cuando se compren productos manufacturados, así como alimentos elaborados, se debe ser especialmente cauteloso y leer siempre las etiquetas donde se señalan los ingredientes.

El gluten se emplea en muchas ocasiones como aglutinante y para dar aspecto pegajoso a muchos alimentos manufacturados, por lo que aunque pensemos que el producto que vamos a comprar es difícil que contenga gluten no está de más leer primero sus componentes. En caso de duda o de no entender al 100% el etiquetado será mejor no adquirir el producto.

Una dieta sin gluten puede y debe contener todos los alimentos que están libres de esta proteína; carnes, pescados, huevos, leche, cereales sin gluten (arroz y maíz), legumbres, tubérculos, frutas, verduras, hortalizas, grasa comestibles y azúcar.

 

Cuando vamos a un restaurante

Símbolo para identificar los alimentos libres de gluten

Como comentábamos al comienzo de este artículo, los restaurantes de Zaragoza son cada vez más conscientes del aumento de personas con intolerancias alimenticias o celiaquía y tratan de adaptar sus menús para que todos sus clientes puedan disfrutar de una experiencia gastronómica completa.

Es habitual que en la propia carta o menú del establecimiento se avise a los usuarios de los platos que están libres de gluten, acompañando su descripción con el correspondiente símbolo indicativo. En otras ocasiones el personal del restaurante nos ofrecerá una alternativa si  le informamos de nuestra intolerancia.

Salir y disfrutar de la gastronomía de Zaragoza es un placer que nos permite disfrutar de nuestro tiempo de ocio en buena compañía y celebrar los buenos momentos de la vida. Sufrir de intolerancia al gluten no debe suponer un freno a la hora de salir fuera de casa a comer o cenar. Es importante hablar con el establecimiento para que tome conciencia de la situación, si la primera vez que vamos no tiene alternativas sin gluten seguro que para la siguiente vez nos ofrecerán una amplia gama a nuestra medida.

 

¿Padeces intolerancia al gluten? ¿Te supone la celiaquía un problema a la hora de comer o cenar fuera de casa?

 

 

Publicaciones recientes
Comentarios
pingbacks / trackbacks
  • […] Aunque se le denomine pan, no se trata de un verdadero pan si tenemos en cuenta la definición oficial: “alimento que consiste en una masa de harina, por lo común de trigo, levadura y agua, cocida en un horno”. Es, mejor dicho, una torta. Una torta de fácil elaboración que en muchas ocasiones se emplea para elaborar bocadillos o como acompañamiento, no lleva harina y por lo tanto es apto para celiacos. […]

Deja tu comentario