Cómo decorar la mesa para Navidad

La Navidad es una época del año entrañable y muy querida donde nos reunimos con los nuestros para celebrar. Son fiestas en las que nos gusta engalanarnos nosotros y vestir nuestra casa con los tradicionales adornos navideños.

También la mesa es objeto de decoración, no en vano, es entorno a la mesa donde celebramos la mayoría de estos días y por ello, ya sea en casa o en tu restaurante de Zaragoza favorito, una mesa bien vestida es siempre un motivo de atracción y disfrute.

En el siguiente artículo os daremos algunos consejos para cuidar al detalle la mesa de Navidad, sin sobrecargarla demasiado, pero con el encanto y el toque propios de esta época del año.

 

Mantel

La elección del mantel es el primer paso para empezar la decoración. Los tonos del mantel determinarán los colores que llevarán el resto de elementos, tanto decorativos como funcionales, que completarán la mesa.

Si optamos por un mantel de tonos claros o de un solo tono podremos abusar algo más del resto de elementos. Si por el contrario, preferimos hacer uso de los típicos manteles con motivos navideños que ya por si solos cargan el conjunto, deberemos optar por una vajilla blanca  y decoración más contenida.

La Navidad también es un buen momento para innovar y atreverse con tonos más llamativos como el oro, un color que este año además está muy de tendencia.

 

Vajilla

El paso siguiente es evidente, toca escoger vajilla. Como es lógico para una ocasión tan especial, optaremos por la vajilla de las grandes ocasiones, esa que solo sacamos de vez en cuando.

Antes que nada es importante asegurarse de tener piezas suficientes para todos los comensales que vendrán, nada de colocar platos diferentes, si es necesario invertiremos en una vajilla más económica, pero con todas sus piezas iguales.

 

Cubertería

Los cubiertos deberán colocarse en orden, situando los primeros en utilizarse los más alejados del plato, los tenedores se colocan a la izquierda del plato y los cuchillos y cucharas a la derecha, y si es el caso incluiremos cubiertos de pescado si es el caso.

Los cubiertos del postre se situarán perpendiculares al plato.

Y recordad que el filo de los cuchillos deberá ir siempre hacia el interior del plato.

 

Vasos y copas

Colocaremos siempre copas y vasos para el agua y para el vino. Si el menú incluye vino tinto y vino blanco colocaremos una para cada variedad.

En cuanto a las copas para el brindis navideño, mejor esperar hasta el final de la cena o comida para sacarlas. De este modo evitaremos que ocupen un espacio innecesario mientras se come y evitaremos que se rompan.

 

Centros decorativos

A la hora de escoger un centro decorativo para nuestra mesa de Navidad, debemos tener en cuenta su tamaño. Escogeremos uno que no sea demasiado voluminoso para que no ocupe mucho espacio en la mesa. Antes hemos citado todos los elementos que deben colocarse, y ya vemos que, sin incluir las posibles bandejas de comida, son muy numerosos .

Tendremos también en cuenta que tampoco sea muy alto e impida la conversación entre los asistentes.

Por último si hemos pensado en velas, éstas deberán colocarse de modo que no interfieran a la hora de servirnos de las bandejas, no queremos que nuestros invitados se quemen las muñecas.

Los motivos y elementos decorativos pueden ser de lo más variado. Adornos navideños colocados en fruteros o floreros de cristal transparente para que apreciemos todo su colorido.

Elementos naturales como el musgo, las piñas y el acebo. Frutas, como las manzanas, o frutos secos, como las nueces.

También, podemos emplear detalles textiles como lazos o adornos de fieltro. Las posibilidades son infinitas, solo necesitamos algo de imaginación y muchas ganas.

Esta es la época del año en la que seguramente más nos preocupemos por la decoración de nuestra mesa, así que os aconsejamos aprovechar el momento, despertar la creatividad y atreveos a probar cosas nuevas.

¿Cómo te gusta decorar la mesa de Navidad? ¿Valoras más la comodidad o la estética de la mesa?

Publicaciones recientes

Deja tu comentario