Cómo debes elegir el vino en un restaurante

Si eres de los que te gusta comer o cenar con un buen vino, en el siguiente artículo te contamos qué debes hacer para pedir vino cuando vayas a alguno de los restaurantes de Zaragoza.

No todos somos expertos sumilleres, ni tenemos porque captar en detalle cada nota o aroma de un vino para que nos guste y disfrutemos con él de una buena comida. No tenemos que sentir vértigo cuando en el restaurante nos ofrezcan una larguísima carta de vinos y parezca que jugamos a la ruleta.

El secreto de una velada perfecta es seleccionar buena compañía y tener nuestros sentidos alerta para disfrutar de cada momento que vamos a vivir. Recrearnos en el ambiente que nos rodea, la hora de elegir la comida, el primer brindis… Hacer de cada minuto vivido un recuerdo.

 

Deja que te ayuden o elige por ti mismo

Es probable que de primeras, nos encontremos algo perdidos a la hora de elegir el vino que vamos a tomar con la comida que hemos pedido. Si en el restaurante en el que estamos nos ofrecen una carta de vino, puede que incluso nos enrede más; blanco, tinto, rosado, joven, crianza, reserva, distintas denominaciones de origen, distintas bodegas y nosotros delante de la carta sin saber qué vino elegir.

El personal de los restaurantes de Zaragoza son profesionales del sector que nos ayudarán, sin duda, con nuestro dilema. Nuestro primer consejo es, pregunta al restaurante para que ellos te indiquen, ellos conocen su cocina y su bodega y seguro que te aconsejan.

Si quieres lanzarte a elegir tú, te dejamos algunas claves para que la tarea no se te complique y la elección sea lo más satisfactoria posible.

  • Piensa en lo que has elegido para comer. Si vas a elegir un sólo vino para una comida o cena consistente en varios platos, lo ideal es que tomes la elección pensando en que maride con el plato principal.
  • Elige la añada en curso. Si optas por vinos blancos secos, rosados o tintos jóvenes es recomendable pedir la añada vigente, un detalle fundamental para saborear el vino en su mejor momento.
  • La botella debe abrirse siempre en la mesa. Es importante que cuando te traigan el vino elegido abran la botella frente a ti.
  • Corcho en buen estado. Otra de las claves, a la hora de elegir el vino, es asegurarte de que el corcho está en perfectas condiciones cuando abran la botella. Si lo vieses roto o estropeado, es recomendable pedir educadamente al camarero que te sirva otra botella, ya que pudiera ser que no disfrutes del vino en perfectas condiciones.
  • Prueba el vino. Habitualmente, una vez abierta la botella, el camarero servirá un poco a quien en la mesa vaya a probar el vino. Pautas muy básicas de cata para no expertos; deja que se airee y repose un poco, huelo y saborearlo en boca.
  • Comprueba la temperatura. Es muy importante que la temperatura a la que se sirva el vino sea la adecuada, pero sobre esto hablaremos más detenidamente a continuación

 

A qué temperatura debe estar el vino

Vinos blancos

Los vinos blancos deben servirse a baja temperatura, entre 4 y 6º. No es conveniente abusar y pensar que el vino blanco debe estar muy muy frio para saborearlo. Un vino demasiado frio pierde muchas de sus propiedades organolépticas en cuanto a aroma y sabor, en resumen, que perderá sabor.

Vinos rosados

Los vinos rosados deben consumirse a una temperatura similar a lo de los vinos blanco y tendremos también en cuenta para esta ocasión, que el exceso de frio puede ser perjudicial y restarle aroma y sabor al vino.

Vinos tintos

Los vinos tintos deben consumirse a mayor temperatura que los blancos o los rosados, la temperatura ideal está entre 14 y 16º.

Muchas veces entendemos de manera errónea temperatura ambiente sin tener en cuenta que no será igual la temperatura ambiente durante los meses de verano que en las estaciones frías, en las que es más probable que podamos tomarlo naturalmente entre 14 y 16º.

Cuando notemos que el vino está demasiado caliente, es recomendable solicitar a nuestro camarero un enfriador o cubitera. También en ese caso, debemos tener presente que la cubitera puede utilizarse con los tintos jóvenes y el enfriador para los vinos de crianza, ya que el enfriador  baja la temperatura poco a poco y en cambio un golpe fuerte de frío puede alterar su sabor y perder sus propiedades.

 

¿Cuál es tu clave para elegir un vino? ¿Eres más de los que se dejan aconsejar o prefieres tomar la iniciativa?

Publicaciones recientes
Mostrando 2 comentarios
pingbacks / trackbacks

Deja tu comentario