Durante las navidades las comidas copiosas y llenas de alimentos calóricos ocupan gran parte de nuestro día a día. En estos días de celebraciones y reuniones, los encuentros familiares y con amigos tienen lugar en torno a la mesa. Donde solemos disfrutar, más de lo que deberíamos, de la gran variedad de recetas navideñas que siembran nuestra gastronomía.

El frío, la tradición y nuestras ganas de aprovechar estos momentos especiales hacen que muchas veces acabemos pagando los excesos que en estas fechas comentemos.

Si quieres disfrutar de la Navidad sin arrepentirte después, en el siguiente artículo te contamos algunos trucos que podrás poner en práctica en casa o en cualquiera de los restaurantes de Zaragoza que en estas fechas te sorprenderán con sus deliciosas propuestas.

 

Claves para cuidarte en Navidad

En estos días de comidas y cenas repletas de delicias gastronómicas e irresistibles postres, cuidar nuestra dieta es fácil que se nos resista. A continuación os damos unas pequeñas pautas para poder disfrutar de las fiestas sin lamentarnos después.

Utiliza platos pequeños para comer. Con menos cantidad tu mente considerará que el plato está lleno y enviará antes el mensaje de saciedad al estómago.

Seguramente la oferta a la que nos enfrentemos sea abundante. Es preferible comer pequeñas cantidades de todo que mucha cantidad de un solo alimento. Es mejor ser equilibrado.

Alterna las bebidas alcohólicas con agua y bebe por lo menos un vaso de agua por cada copa de vino. De este modo el agua te irá saciando y además evitarás algunos de los efectos secundarios del alcohol.

Come despacio, disfruta de la conversación de tus acompañantes y mastica bien los alimentos. El estómago se llenará incluso antes de haber terminado el plato.

Aprovecha los días entre fiestas para volver a tu dieta habitual, comer alimentos menos calóricos y desintoxicar el organismo.

No abandones tu rutina deportiva, mantente fiel a tus entrenamientos o actividades.

 

Elecciones sanas

Ya seamos los encargados de elaborar el menú o de los afortunados que solo nos toca sentarnos a la mesa, las comidas navideñas también pueden ser variadas y deliciosas sin necesidad de ser muy altas en calorías. Es cuestión de saber escoger y de no excedernos con el tamaño de las raciones.

Lo primero de todo será vigilar los aperitivos. Si vas a elegir entre embutidos, opta siempre por el jamón serrano.

Escoge también el marisco hervido o la plancha antes que los fritos o los rebozados.

Sírvete en tu plato los entrantes que vayas a comer, evita picotear. Si picoteamos perdemos el control de las cantidades y es posible que nos hayamos excedido incluso antes de llegar al primer plato.

Elige alimentos que aporten saciedad. Un gran consejo para comer sano en Navidad es comenzar siempre por las ensaladas, ya que son platos bajos en calorías y que aportan una gran cantidad de fibra. Los cereales integrales y las legumbres son también una gran elección.

Cuando lleguemos a los platos fuertes, el pescado será mejor opción que la carne. Si eres de los que prefieren la carne, que sean carnes magras y con poca grasa, pollo, pavo o conejo.

En estos días festivos el uso de salsas es muy habitual, podemos evitar aquellas que tengan más calorías, como la mayonesa, y elegir otras más ligeras, como las salsas de yogur o las vinagretas.

Los postres es quizá lo más duro de evitar. La Navidad nos trae una gran variedad de dulces propios de la época a los que es imposible resistirse. Escoge aquellos que lleven más cantidad de frutos secos y menos azúcar y no olvides incluir la fruta entre tus postres.

Esperamos haberte aconsejado para que disfrutes de estos días festivos sin privarte de nada, pero con medida y responsabilidad, atento siempre al cuidado de tu salud.

¿Cómo te cuidas durante las navidades? ¿Disfrutas de todos los alimentos de esta época vigilando a la vez la dieta?

 

 

Publicaciones recientes

Deja tu comentario