La cocina tradicional aragonesa

Aragón es una comunidad marcada por una orografía dividida entre los Pirineos al norte y el sistema Ibérico entre el centro y el sur. Su particular geografía ha hecho que surjan productos de gran calidad tan variados como los perfiles del territorio.

Los contactos con nuestros vecinos de las comunidades limítrofes, también han sido una cuestión importante a la hora de definir nuestra gastronomía, habiendo adoptado muchos de sus hábitos y costumbres y modificándolos según nuestros gustos.

Producto, producto y producto es el secreto de la gastronomía aragonesa, y como no de la de Zaragoza y sus restaurantes.

 

Nuestros productos

Aunque quizá no tan reconocida como la navarra, la huerta aragonesa es generosa en calidad y variedad de producto. Especialmente cultivadas a lo largo de los valles del Ebro, las verduras y hortalizas de Aragón han alcanzado notable prestigio y recogen diversas denominaciones de calidad protegidas, que velan por la excelencia de sus productos.

La huerta aragonesa provee a cualquier restaurante de Zaragoza de magníficas frutas, verduras, legumbres y hortalizas, destacando nuestra afamada borraja, la cebolla de Fuentes, cardo, ajos, lechugas, pepinos, tomates, quién no conoce y se enamora del famoso tomate rosa de Barbastro, peras, manzanas, el reconocido melocotón de Calanda, cerezas, ciruelas o las famosas aceitunas del Bajo Aragón.

Nuestras zonas naturales y nuestro clima permiten la cría de una extensa cabaña ganadera y porcina que proporcionan carne de gran calidad y renombre, destacando el famoso ternasco. Esta carne de cordero única en España es excelente tanto por su sabor y como por sus propiedades.

Nuestra tierra nos proporciona además, setas, hongos y trufas que animan nuestra gastronomía y favorecen la diversidad de nuestra cocina.

La riqueza y diversidad de Aragón debe extenderse también a los productos transformados. Aragón cuenta con una buena selección de aceites, embutidos, quesos o vinos regionales que nada tienen que envidiar a los de otras zonas y que desde aquí os recomendamos a probar en cualquiera de los restaurantes de Zaragoza.

 

Nuestras recetas

Después de este rápido vistazo a todo lo que nuestro territorio ofrece, pasamos a conocer qué se ha hecho tradicionalmente en las cocinas con tanto producto y tan bueno.

La cocina aragonesa está basada en guisos populares que, depende donde se cocinen, varían en su elaboración. Destacan entre los platos populares; el pollo al chilindrón, las magras con tomate o las migas. Recetas tradicionales que hacían nuestras abuelas y que siguen formando parte del día a día en los hogares aragoneses.

Como región de interior que somos el pescado más consumido ha sido desde siempre el desalado o el de río, de ahí que nuestras recetas más conocidas sean o bien con bacalao o bien con trucha.

No queremos terminar este artículo sin tentar a los más lamineros y por ello haremos  referencia a las recetas tradicionales de pastelería y repostería de Aragón. Todos aquellos postres que hacen las delicias de mayores y pequeños; el pastel ruso, la trenza de Almudévar, las coloridas castañas de mazapán de Huesca, el melocotón con vino, las tortas de alma, el guirlache o las frutas de Aragón, tan conocidas fuera de nuestra región.

Nuestra cocina es rica y cuenta con el carácter y la historia de nuestra región. Nuestros cocineros son profesionales que renuevan las tradiciones aunando lo mejor de nuestros platos populares y de la cocina de vanguardia. Su pasión y saber hacer ofrecen, en todos los restaurantes a los que nos acerquemos en Zaragoza, experiencias gastronómicas únicas y deliciosas con la honestidad y personalidad que siempre les han caracterizado.

¿Cuál es tu plato preferido de la cocina aragonesa? ¿Te atreves con las recetas de siempre en casa?

Publicaciones recientes
Comentarios
pingbacks / trackbacks

Deja tu comentario