A mediados de octubre comenzó el curso de Camareras de pisos organizado por Cruz Roja que se imparte en el centro de Horeca Formación hasta el 21 de noviembre. En este curso, 12 jóvenes de entre 18 y 30 años están aprendiendo todo lo necesario para ejercer la profesión y lo pondrán en práctica en los meses posteriores, pues el curso incluye prácticas en 17 hoteles asociados a Horeca.

“Desde el departamento de empleo de Cruz Roja orientamos a las personas que acuden a nosotros en búsqueda de empleo. Dentro de los perfiles que tenemos hay un grupo muy numeroso de personas que se adecuan perfectamente a los requisitos solicitados para ser camareras de pisos, por lo que decidimos organizar este curso”, explica Mª Carmen Cólera, técnico del departamento de Empleo de Cruz Roja.

Las alumnas están aprendiendo “una profesión» a través de los contenidos que han desarrollado Horeca y Cruz Roja en la propuesta formativa. El curso tiene una parte técnica que imparte el profesorado de Horeca, una parte transversal (gestión emocional, habilidades de comunicación, habilidades sociales…) que imparte Cruz Roja, y la parte de prácticas que realizarán en los diferentes hoteles asociados.

El curso se divide en tres módulos: uno sobre aprovisionamiento y organización del office en alojamientos, otro sobre limpieza y puesta a punto de pisos y zonas comunes en alojamientos, y el último sobre atención al cliente en la limpieza de pisos y alojamientos. “Aprenden todos los elementos que debe contener una habitación, conocimientos de decoración, limpieza, orden de la habitación y de las zonas comunes, productos que deben usar para limpiar…”, explica Lidia Sierra, la profesora.

Las alumnas también aprenden los diferentes tipos de alojamiento y de departamentos de un hotel, así como las funciones de las camareras de pisos y la aplicación de la normativa de seguridad, higiene y salud. “Otro aspecto importante es saber qué tipos de clientes pueden encontrarse, cómo tratarlos y cómo actuar ante peticiones y quejas”, añade Sierra.

“Para muchas de las personas que participan en el curso es un trabajo que les gusta y en el que quieren promocionar”, asegura Cólera. De hecho, las alumnas están muy interesadas, sobre todo, en la parte de las prácticas, pues tienen ganas de trabajar. “Terminarán las prácticas en enero, un mes muy bueno porque en febrero empieza la época de congresos y es bastante posible que las contraten, al menos, para extras”, concluye Sierra.

Publicaciones recientes

Deja tu comentario