Beneficios y propiedades del aceite de oliva

Nuestra dieta mediterránea tiene como ingredientes fundamentales los productos propios de nuestra geografía, el cereal, las frutas y las hortalizas, el vino… y por supuesto, el aceite de oliva, nuestro oro líquido.

Los sabores de nuestra niñez, nuestros recuerdos y vivencias en torno a la cocina están asociadas al gusto y al aroma del aceite de oliva. Ingrediente fundamental de los platos tradicionales, se ha mantenido como elemento indispensable de la revolución culinaria que hemos vivido en los últimos años, y hemos visto como su fama y valor se hacían cada vez más notorios en otras latitudes.

En Zaragoza, tenemos importantes cultivos de aceituna que proporcionan un aceite de excelente calidad a nuestros restaurantes. En el siguiente artículo hablaremos de sus numerosas propiedades y cómo debe catarse el aceite de oliva, trucos y consejos para poner en práctica en tu próxima visita a un restaurante en Zaragoza.

 

Propiedades del aceita de oliva

Los beneficios del aceite de oliva en nuestra salud son muy numerosos y están firmemente contrastados. Su consumo recurrente favorece el funcionamiento de muchas partes de nuestro cuerpo.

Fortalece el sistema inmunológico, sus antioxidantes y nutrientes esenciales nos protegen contra las enfermedades.

Favorece la función digestiva, evita el estreñimiento  y evita las enfermedades gastrointestinales.

Disminuye la presión arterial frenando las probabilidades de sufrir infartos. El ácido oleico, contribuye a reducir los niveles de colesterol LDL, o colesterol malo, y aumenta los de colesterol HDL, o colesterol bueno, mejorando la circulación sanguínea.

Ayuda al crecimiento, contribuye a una correcta mineralización de los huesos y a su desarrollo. Es un alimento imprescindible para los niños durante su etapa de crecimiento y en la edad adulta, es también aconsejable su consumo para el mantenimiento del calcio en nuestra estructura ósea.

Desempeña un papel protector frente al envejecimiento celular por su elevado contenido en antioxidantes fenólicos, como la vitamina E.

Disminuye las complicaciones de la diabetes tipo II, mejora el control de la glucosa en sangre y aumenta la sensibilidad a la insulina.

En resumen, el consumo de aceite de oliva alarga la vida, diversos estudios demuestran que en los países mediterráneos existe menor incidencia de ciertos cánceres en comparación con Estados Unidos o el norte de Europa, además los beneficios cardiovasculares que antes citábamos disminuyen también el riego de muerte por infarto.

 

Cata básica del aceite de oliva

Cuando visites alguno de los restaurantes de Zaragoza o cuando estés en casa, disfruta de una cata improvisada de aceite de oliva con unos pequeños trucos que te vamos a contar, no hace falta ser un experto para poder apreciar los matices y sabores de este singular producto.

El color del aceite no es una preocupación para un catador profesional, generalmente las catas se realizan con vasos de color azul para que el color no suponga una distracción a los profesionales. Un color u otro no afectará al sabor del aceite, pero siempre nos maravilla ver los tonos amarillos y verdosos brillando a través del cristal.

El aroma, sí es un factor determinante en el proceso de cata. El aceite de oliva desprende numerosos aromas que cautivan nuestro olfato: a manzana, hojas, hierba, frutos secos, tomatera… Para notarlos con más intensidad vierte aceite en un vaso, caliéntalo un poco con las manos y tápalo durante unos segundos, a continuación levanta la mano agita el contenido y disfruta.

Llega el momento de degustarlo en boca, muévelo por el interior y deja que se oxigene, apreciarás matices afrutados, amargos o picantes con una intensidad ligera, media o intensa.

A través de la lengua podrás apreciar su textura, si es más fluido o muy denso. Después de tragarlo, atento al retrogusto, ese sabor que queda en boca, te proporcionará sensaciones afrutadas, limpias, frescas, dulces, almendradas, piñoneadas o vegetales, también pude quedarnos un cierto regusto picante dependiendo de la intensidad.

Es sencillo, ¿no? Ya puedes disfrutar de una cata básica de aceite y comentar con tus compañeros de mesa qué aromas aprecian, qué olores, matices, sabores… una actividad que animará la velada mientras disfrutáis de la gastronomía.

¿Eres un consumidor de aceite de oliva? ¿Aprecias los beneficios saludables del aceite de oliva en tu día a día?

 

 

Publicaciones recientes

Deja tu comentario